Jorge TinocoColaborador del blog

    Desde muy joven prefirió estar en grupos y proyectos de animación juvenil que en casa de sus padres. Debido a esto estuvo más tiempo formándose que viendo la tele, aunque luego necesito un tiempo de conexión con su familia. Fue monitor y coordinador de tiempo libre, animador sociocultural, repartidor de propaganda, educador de centro de menores y a los 27 años se decidió a ir a la universidad a estudiar Magisterio de Educación Musical. Por suerte antes de opositar y de torturar a niños en la escuela, pensó en que lo que le gustaba de verdad, era la música, y su afán de ayudar a los demás le llevó a estudiar (nuevamente) un máster de Musicoterapia.

    Entonces apareció en su vida un niño llamado Nam y la madre de éste llamada Lia, que no escolarizaba, que vivía en un caserío y que quería viajar a Ecuador a conocer la escuela que no era escuela llamada “El Pesta”.

    Como no podía ser de otra forma los tres se enamoraron y formaron una familia, se decidieron a vivir juntos y viajaron a Ecuador a visitar a Rebeca y Mauricio Wild y el Proyecto Integral León Dormido porque “el Pesta” ya lo habían cerrado.

    A la vuelta decidieron educar en familia, montar un CEPAA (Centro Para Actividades Autónomas) sólo para su hijo y para ellos, que poco a poco se fue llenando de niños y adultos con ganas de aprender.

    Las ganas de aprender y de formarse en la asistencia, el no juicio y el no enseñar le llevan a formarse en la Educación Creadora (www.dirayaexpresion.es)

    Y la búsqueda de coherencia y mejora le han llevado a la creencia de que lo “único constante en el universo es el cambio”.

    Aparte de todo esto es músico y poeta, ha escrito poemarios, ha grabado discos de rock, ha plantado árboles y es padre.