SANDRA GUTIÉRREZAcompañante en la escuela La Estrella de Pez Luna

    A los seis años Sandra comienza su vivencia en las pedagogías alternativas  como alumna Waldorf.  Ahí se empieza a gestar su vocación, y en multitud de ocasiones parte de ese recuerdo a la hora de enseñar o acompañar a las niñas y niños, tratando de devolver toda esa felicidad vivida en su etapa escolar.

    Mientras estudia la carrera de magisterio, trabaja con niñas y niños en clases de refuerzo, en voluntariados, en asociaciones socioculturales impartiendo talleres plásticos o en campamentos urbanos de monitora de tiempo libre. Una vez finalizada su etapa universitaria trabaja un año en Londres en una escuela infantil. A su vuelta, comienza como tutora de primaria en diferentes colegios privados, años con niños y niñas preciosos, pero también años de frustración por el choque entre sus ideas y la educación a impartir. Mientras completa la formación Waldorf, le ofrecen ser la tutora de ocho alumnos de la primera clase de una Escuela Waldorf en trámites de homologación. Tras esa experiencia, siente el impulso de comenzar su iniciativa, Escuela Libre Valora, cuatro años de una intensidad vertiginosa, donde aprende lo que significa liderar un proyecto, su gestión, organizar todo tipo de eventos y actividades…, aunque, ante todo, ser maestra de clase unitaria, donde niños y niñas  de diferentes edades aprenden juntos.

    Tras un curso en una  Escuela Waldorf de Valladolid, decide, durante tres años, dedicarse a criar a sus dos hijas. Hasta que un buen día una antigua familia de Valora le habla de una preciosa escuela llamada La Casita del Pez Luna…