Blog

Ruth, mamá de Daniel: En La Estrella «se trabaja dando respuesta a todas las inquietudes que pueda tener un niño de Infantil»

7 de mayo de 2022

Infantil educación respetuosa

Entrevistamos a Ruth madre de Daniel, un niño de 4 años que empezó su andadura en Infantil en La Estrella del Pez Luna el pasado septiembre de 2021.

Actualmente está terminando la carrera de Psicología después de haber trabajado en diferentes tipos de educación tanto en España como en Israel. Allí se formó trabajando en la escuela formal y no formal como, por ejemplo, el método Feldenkrais que toma como base el cuerpo humano para acompañar los procesos evolutivos de la persona.

Infantil educación respetuosa

 

Buscando una educación respetuosa

Daniel, siguiendo las inquietudes de su madre, comenzó en España en una guardería de crianza respetuosa que mezclaba tintes Montessori. Sin embargo, para ella pronto se convirtió en un problema: Precisamente, esa presencia de los ceñidos métodos Montessori en el acompañamiento a tan temprana edad estructuraba demasiado el pensamiento en la infancia. “Para mí es esencial que eso no ocurra ya que acabamos formando según lo que queremos y no fomentamos que el niño sea el que busque y encuentre las respuestas por sí mismo. Creo que es básico que el niño vaya creando sus propios cimientos, aunque es obvio que el exterior influye”. Ruth veía que las relaciones con otros niños se basaban más en lo que decían los adultos y no en lo que realmente emanaba de ellos, y eso le preocupaba.

Ruth, entonces, se embarcó en la búsqueda de otro lugar para Daniel.  Empezó por los colegios internacionales, ya que consideraba el Inglés un mínimo necesario. Sin embargo, cuenta, “ese tipo de colegios suele ser muy estricto en el tema de que el niño se siente en una mesa, lea y reciba clases, lo cual está muy bien, pero no era lo que yo buscaba para Daniel”. Añade que, como sabía por su formación, “un niño de cuatro años no puede estar sentado en una silla; necesita explorar su cuerpo desde dentro hacia fuera”.

Psicomotricidad La Estrella del Pez Luna

Sala de Psicomotricidad en Infantil

Así fue como, unos meses después de haber empezado a visitar escuelas, llegó hasta La Estrella del Pez Luna. “Lo que más me impresionó cuando llegué a La Estrella fueron las salas. Viéndolas me di cuenta de que aquí se trabaja dando respuesta a todas las inquietudes que pueda tener un niño de Infantil. El niño necesita probar para ir conociéndose a sí mismo, qué le gusta, dónde se encuentra cómodo y qué se le da mejor.”

La tranquilidad de confiar en quien acompaña

Las salas y la información pedagógica la animaron a matricular a Daniel, pero lo que la reafirmó en su decisión fue vivir la adaptación. El período de adaptación lo recuerda como la clave para su seguridad en la escuela.

“Vi cómo se da lugar al momento en el que el niño necesita salir, dar un abrazo a la madre y volver al juego. No sólo se le dio lugar a quién es Daniel, de dónde viene y cuál es su historia, sino que se actuó conforme a su situación de entonces. El padre de Daniel viaja mucho y esa coyuntura hizo que Sofía (acompañante de Daniel) nos dijera que era probable que el período de adaptación durase más de las dos semanas habituales. Eso demuestra que se le da un lugar a todo lo que pueda surgir desde un punto de vista psicológico. En este momento, no solo Daniel se queda tranquilo en el colegio, sino que se ha restaurado un vínculo entre él y yo que se vio dañado por su paso por el otro lugar. Ahora vuelvo a ver a mi hijo.” Por otro lado, también menciona la comida, que para Ruth es un tema muy importante. “Aquí come lo que come en casa, hay una complementación”.

Uno de los grandes retos para Daniel ha sido la relación con los mayores y con los iguales y el conflicto que a veces le supone con la autoafirmación de sus gustos y preferencias. Socialmente lo ve más seguro de sí mismo después de haber vivido un año en La Estrella. “Antes íbamos a un parque y se escondía detrás de mi pierna; quería algo y no era capaz de pedirlo. Hoy en día es mucho más abierto, más sociable y extrovertido. Está feliz, es un gran cambio”.

Todo ello también lo achaca a la gran comunicación que hay entre el equipo pedagógico y las familias. “Aquí no me siento pesada, siempre se me ha dicho que lo que se quiere es trabajar en equipo sobre Daniel. Además, la rápida lectura que hizo Sofía sobre mi hijo me tranquilizó muchísimo, en un par de meses ya lo conocía perfectamente.” Para todo ello subraya la importancia y utilidad de encuentros pedagógicos mensuales, y cómo al escuchar a otras familias se posibilita la apertura a otras perspectivas. También habla del apoyo mutuo que se da en esos encuentros entre las familias y con el equipo.

 

La educación respetuosa en exteriores

 

Por otro lado, no quiere dejar de incidir en que “aquí hay gente de todo tipo y eso es primordial. La normalidad no es lo que ocurre a nuestro alrededor, sino lo que pasa en el mundo en general. Encontrarte con gente tan variada enriquece muchísimo a Daniel y a nosotros como familia y como personas”.

En resumen, dice Ruth, “en La Estrella he encontrado un colegio donde estoy tranquila de saber que mi hijo recibe todo lo que involucra el crecimiento de un niño. No solamente en lo concerniente a lo académico, sino en las ventajas del juego simbólico, esa atención al crecimiento del yo, las relaciones con la naturaleza, la motricidad fina y la psicomotricidad… Hasta ahora no había encontrado un colegio que abarque tantos ámbitos para el buen desarrollo del niño que este”.

Pincha aquí para más información y plazas disponibles en Infantil curso 2022-2023

 

¡Comparte en redes!

Últimas publicaciones

Archivos