Hernán J. Castro ChanquetMantenimiento en el Pez Luna

    Nació en La Niña, pequeño pueblito de la República Argentina, donde en las calles vuela la
    tierra, el aire abunda y los pies pisan el barro. Este pequeño trotamundos empezó a vivir su
    historia, su aventura, su vida en un lugar en el que la libertad y la creatividad estaban a la
    orden del día. Jugar, inventar, investigar el entorno, la sencillez, la inocencia, la confianza y
    el amor de sus padres le favorecieron siempre de una manera enriquecedora.

    Lo que entonces no sabía era que, todo esto, sería el comienzo de grandes aventuras.
    Al acabar el bachillerato, decidió ir a estudiar la carrera de música a la Facultad de Bellas
    Artes de La Plata. Mientras, junto a su querida hermana, investigó en el terreno de artes
    plásticas con diferentes y variadísimos materiales.

    Inesperadamente, el destino le llevó al fin del mundo, a Ushuaia, donde se forjó su carácter
    aventurero, llegando a trabajar con barcos y consiguiendo participar en numerosas
    expediciones a la Antártida, Cabo de Hornos y Ventisqueros Chilenos. A raíz de esas
    experiencias, descubre que el trabajo en equipo, la colaboración y la supervivencia del grupo
    son prioritarios en cualquier proyecto.

    Además, el ser responsable de la dirección y mantenimiento de un pequeño hotel de la zona
    le hizo tomar contacto con diferentes realidades e inquietudes de numerosas personas con las
    que a menudo se identificaba . Sus apasionantes aventuras le despertaban una inmensa
    curiosidad por otras culturas, otros países e idiomas y le aportaron un importante
    enriquecimiento espiritual.

    Fue tras su llegada a España cuando, laboralmente, tuvo la suerte de desarrollar gran parte de
    todo lo aprendido a lo largo de su trayectoria de vida, tanto a nivel musical como a nivel de
    proyectos grupales.

    Comenzó a compartir experiencias con niños y niñas, formando parte activa de diferentes
    actividades socioculturales para la administración pública (algunas de ellas relacionadas con la
    gerencia de igualdad), animaciones infantiles, coordinación de ludotecas, dinámicas a través
    del juego,… etc.

    Tomó un humilde contacto con el campo de la docencia, impartiendo talleres en el Área de
    Igualdad relacionados con mantenimiento y reparación en el hogar así como puesta a punto
    de automóviles .

    Contribuyó en hacer realidad sueños a nivel particular y en proyectos colectivos, creando y
    mejorando nuevos ambientes. Así tuvo la oportunidad de participar en la construcción de un
    renovado y acogedor espacio para niños y niñas, destinado a su desarrollo vital, en la casita
    del Pez Luna.

    Mantuvo viva en todo momento su pasión por la música, viajando siempre en compañía de su
    guitarra, participando en diferentes formaciones y aventurándose en variados estilos
    musicales.