Susana AguadoAcompañante en la Escuela la Estrella del Pez Luna

    Estudié auxiliar de enfermería pues desde pequeña sentía que queria trabajar con personas y poder ayudar a su bienestar, pero el rumbo de mi vida profesional cambió cuando conocí el mundo del teatro al que estoy profundamente agradecida. Un mundo que se nutre de la creatividad, de lo humano, que ofrece la posibilidad de aprender de la vida, de los demás ,de uno mismo.

    Entré a formar parte del grupo de teatro Zereia, un grupo muy activo que ofrecía formación en diversas disciplinas teatrales y artísticas. Una de las formaciones que conectaron mucho con mi sentir fue la del Teatro Foro, que es una herramienta de intervención artística y social pues tiene como objetivo utilizar el teatro como instrumento eficaz para la comprensión y búsqueda de alternativas a problemas sociales e interpersonales. Durante varios años trabajé como actriz en esta compañía y en las visitas teatralizadas del castillo de Cuellar.

    También entré a formar parte de la compañía de títeres “La Pícara Locuela”. Todo este trabajo me puso en estrecho contacto con el mundo infantil, pues las creaciones y montajes eran en su mayoría infantiles.

    Empecé a sentir la necesidad de estar más en contacto con l@s niñ@s y trabajé como monitora de un taller de teatro infantil y otro juvenil, conectando con sus necesidades de expresarse, de conocerse, de conocer al otro, de crear en libertad y la herramienta teatral les ofrecía esa posibilidad. Es cuando tuve clara mi vocación: ¡¡quería unir
    Educación y teatro!!

    Todo este sentir a demás conectaba con mi niñez pues desde el ámbito escolar llegué a sentir la falta de atención a mis necesidades más profundas y vitales como el reconocer, aceptar y gestionar mi mundo emocional, a desarrollar mis dones…

    Desde esta vivencia personal y profesional he llegado a valorar la importancia de crear en la infancia bases sólidas para un desarrollo sano y feliz. Así que empecé a formarme en Educacion infantil y a realizar cursos, talleres y asistir a conferencias. Todos ellos basados en una educación respetuosa con los procesos vitales de la infancia.

    Hubo un antes y un después en mi vida cuando vino al mundo mi hija , la cual está siendo una gran maestra en todos los sentidos y la que me enseña cada día a mirar a través de sus ojos el mundo. La vida me regaló la oportunidad de trabajar durante 4 años como acompañante en el proyecto De madre de dia de “La casita de la oliva” espacio fundamentado en la pedagogía Waldorf, un espacio de calidez donde el cuidado y el respeto acompañaban el ritmo de cada niñ@.

    También he trabajado varios años en los campamentos de verano de la escuela de pedagogía activa y respetuosa “Colibrí”.

    Ahora la vida me regala también el poder formar parte de la Estrella del pez Luna y donde poder seguir aprendiendo y acompañando a los maravillosos seres que son l@s niñ@s.

    “…Acompañar , una tarea de vida…
    En ese encuentro que me permite ser quien soy,
    Invito al otro a ser quién es”